El pobre rey Midas

El rey Midas fue un monarca de Frigia, fabulosamente rico por sus minas de oro y otros metales, pero la leyenda lo enriqueció más todavía al atribuirle el maravilloso don de convertir todo cuanto tocaba en el apreciado y amarillo metal.

reymidasPor sus amables favores al dios Sileno, compañero de Baco o Dioniso, éste concedió a Midas el extraordinario poder de convertir en oro todo cuanto tocase con sus manos. El rey se alegró por ello, pero desesperó al darse cuenta de que el maravilloso don se había convertido en suplicio terrible a la hora de comer: viandas, frutas, bebidas y todo cuanto alcanzaban sus poderosas manos para satisfacer el hambre o la sed, se convertía en piezas de oro. Este monarca del siglo VII antes de nuestra era debió de ser astuto y tramposo, ya que la leyenda le pegó también unas orejas de asno, atribuidas por el dios Apolo en venganza por el arbitraje real en favor de Pan como mejor tocador de flauta. El rey ocultó aquellos humillantes apéndices con las carrilleras de su gorro, pero los indiscretos cañaverales, al susurro del viento, divulgaron el secreto.

Leer más: http://es.wikipedia.org/wiki/Rey_Midas

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada