Monturiol, un genio olvidado

Antes que Peral, el catalán Monturiol ideó una verdadera nave sumergible, con la que logró probados éxitos. La falta de medios económicos y de apoyo oficial malograron las esperanzas del esforzado inventor.

Narciso Monturiol (1819-1885) nació en Figueras, Gerona y estudió derecho, que nunca ejerció. El mar le atraía, y para los pescadores de coral de la costa catalana ideó y construyó su ictíneo, sumergible botado en Barcelona, provisto de cámaras de oxígeno e hidrógeno capaz para seis tripulantes, cuya fuerza muscular debía propulsar el submarino. Con él realizó más de cincuenta satisfactorias pruebas, que le animaron a construir un segundo sumergible más perfeccionado que el primero. Al fallarle la subvención oficial, tal vez por sus ideas políticas republicanas, una suscripción popular de 300,000 pesetas sufragó los gastos del Ictíneo 2, que medía 14 m. de eslora por 2 de manga y estaba provisto de cuatro departamentos estancos, que se llenaban y vaciaban a voluntad; una máquina de vapor accionada por reacción química movía una hélice. Muchos afanes e ilusiones que se hundieron el el mar… de la incomprensión.

Leer más: http://es.wikipedia.org/wiki/Narciso_Monturiol

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada